Veracruz: El miedo que muta

RUBEN-ESPINOSAEl siguiente reportaje forma parte del informe M.I.E.D.O: violencia contra la prensa en México 2015, que el 17 de marzo de 2016 la organización ARTICLE 19 presentó en la Ciudad de México. Un texto que trata de mostrar el trabajo y activismo que ejercía en el sureño estado de Veracruz el fotoperiodista Rubén Espinosa, quien junto a un grupo de valientes periodistas se han fijado una meta: informar en una de las regiones más peligrosas para la prensa mexicana.

Por Francisco Sandoval Alarcón

La noche que el fotoperiodista Rubén Espinosa decidió huir de Xalapa, Veracruz, por temor a que le sucediera algo, su amigo Raziel Roldan no pudo dormir bien. La inesperada presencia de un operativo policial cerca de su casa, hizo que se imaginara lo peor. Tenía miedo.

-Estuve piense y piense  todo lo que me dijo Rubén. Pensé en las cosas que estaban pasando en ese momento. Cuando vi a los policías creí que se iban a meter a la casa en cualquier momento reconoce Raziel.

Raziel es periodista y productor de noticias en video del portal Plumas Libres e integrante del Colectivo Voz  Alterna, conformado por un grupo de periodistas veracruzanos.

Su rostro es sereno cuando platica sobre su amigo Rubén, asesinado el 31 de julio de 2015 en la Ciudad de México, mes y medio después de huir de Veracruz.

Horas antes de la decisión de su amigo de abandonar el estado, ambos estuvieron con sus colegas del Colectivo para colocar, por segunda ocasión, una placa conmemorativa a la periodista Regina Martínez, asesinada el 28 de abril de 2012 en Xalapa.

Como parte del acto ofrecieron entrevistas a medios independientes, donde criticaron la política de “represión a la prensa” del gobernador Javier Duarte y los nulos resultados de su gobierno sobre los asesinatos y desapariciones de sus colegas. Además, acusaron al político priista de ordenar el retiro de la primera placa colocada –el 28 de abril de 2015- en memoria de Regina.

Es una forma abierta de la represión, es una forma de querer acallar a los disidentes, así nos ven en el Estado. Creemos que es una necedad tonta. Los periodistas independientes creemos que Regina Martínez hizo mucho por Veracruz, era un homenaje para ella, pero en el Estado no lo ven así, lo ven como una ofensa, la placa era una agresión para ellos, para el gobierno, creemos que nos vieron como delincuentes por colocar la placa dijo Rubén, quien en esa ocasión se encargó de instalar la placa, sólo que ahora con cemento. Para que fuera más difícil retirarla, lo que finalmente sucedió el 16 de junio de 2015.

La mañana siguiente del acto, Rubén notó que un hombre vigilaba su casa. No le dio importancia y salió a trabajar. En la tarde cuando regresó se dio cuenta que otros tres individuos lo vigilaban. Uno de ellos le tomó una fotografía y le hizo una seña retadora con las manos. En la noche tras salir a otra cobertura, dos personas lo siguieron por lo que tuvo que refugiarse en una tienda de artículos para bebé donde los perdió. Minutos después continuó su camino. Antes de llegar a su casa observó que dos hombres lo esperaban. Al verlo llegar caminaron hacia él, se detuvieron al tenerlo cerca, lo miraron de manera retadora y se marcharon sin decirle nada.

El miedo que sintió ese día, reconocería una semana después en la Ciudad de México, hizo que tomara la decisión de huir de Veracruz.

Los “informantes”

A Rubén siempre lo veía muy nervioso, muy alterado. Cuando me platicaba los incidentes que regularmente tenía yo lo notaba rojo del estréscomenta Raziel.

Lo recuerdo siempre con miedo. Nos decía que lo perseguían. Su voz era muy agitada cuando eso sucedía –dice Norma Trujillo Báez, periodista y amiga de Rubén.

El miedo con el que vivía no era ficticio. Como Fotoperiodista conocía los riesgos de informar en un estado catalogado como uno de los más peligrosos en México para ejercer la libertad de expresión.

Veracruz se localiza en la costa del atlántico mexicano.   Tiene una población de 7.6 millones de habitantes distribuidos en 212 municipios. Representa el 6.8 por ciento de la población en México.  Su posición es estratégica para el comercio y la transportación de todo tipo de productos, tanto legales como ilegales. Cuenta con puerto marítimo y varias carreteras que se conectan con los estados de Tamaulipas, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla, Oaxaca, Chiapas y Tabasco, con los que tiene colindancia.

Rubén Espinosa sabía perfectamente que no trabajaba en un ambiente favorable para el periodismo y para muestra tenía el asesinato de su colega de la revista Proceso Regina Martínez, cuyo crimen lo convirtió en activista y en una de las voces más críticas de la política del gobernador Javier Duarte sobre los crímenes de periodistas. Además, durante las coberturas que realizó del movimiento magisterial y de otras protestas sociales, fue objeto del hostigamiento de los “informantes” que constantemente lo fotografiaban sin su consentimiento.

Los “informantes” son personas que en la ciudad de Xalapa se aparecen en conferencias de prensa o cualquier otro hecho noticioso. Se presentan como periodistas aunque no lo son en la mayoría de los casos.  “Su labor es fotografiar y tomar nota de los actores que acuden a este tipo de hechos, incluidos periodistas”, revelaron cuatro fuentes consultadas que solicitaron anonimato para hablar del tema.

Se sospecha que estos “informantes” rinden cuentas a personajes claves de la administración de Javier Duarte, sobre todo cuando tiene que ver con actores o periodistas “incomodos”.  Las autoridades no los reconocen oficialmente. Cuando se les pregunta lo niegan aun cuando su presencia es muy visible. Diariamente se reúnen en el Parque Juárez, ubicado a un costado del edificio de gobierno y frente al restaurante La Parroquia. Se juntan allí porque se trata de un punto estratégico donde se genera el 60 por ciento de la información que se publica en los medios veracruzanos. Son alrededor de 15 personas, la mayoría varones, que suelen vestir gabardinas y fuman en todo momento. Cuando alguien que no es de allí les pregunta a qué se dedican suelen responder escuetamente que son periodistas y de manera casi natural te cuestionan nombre, actividad y procedencia. Se interesan en ti y quieren saber el motivo de tu visita y la razón de tu pregunta.

El acoso

Rubén y Raziel siempre se topaban con estos “informantes” durante las movilizaciones y protestas que cubrían juntos, así como en los actos que realizaban para pedir justicia por sus colegas asesinado. El propio Rubén, en una entrevista ofrecida al portal Sin Embargo luego que se dio a conocer su desplazamiento de Veracruz, reconoció que era un periodista “incomodo” para la administración Duarte desde 2011, fecha en que los “informantes” del gobierno comenzaron a fotografiarlo.

-En una ocasión cuando fue lo de los 35 cuerpos que encontraron en el Monumento a los Voladores de Papantla en Boca del Río, el entonces Procurador Reynaldo Escobar Pérez iba a dar una conferencia. Entonces me dice una persona encargada de prensa, Edwin, no recuerdo su apellido, que yo qué hacía ahí, que yo no tenía nada que hacer y que estaba estorbando. Entonces de ahí comenzaron a tomarme fotos por parte de la gente de Gobierno del Estado –dijo en la entrevista.

Rubén y Raziel no eran los únicos periodistas observados, otros colegas suyos que solían hacer una cobertura informativa similar y se manifestaban igual que ellos, también eran objeto de acoso de los “informantes”.

Eso molestaba a Rubén. -Había problemas cuando se daba cuenta que le estaban tomando fotos y varias veces me tocó ver cómo los encaraba –recuerda Raziel.

El acoso no paró allí. Siguió siendo evidente. En el caso de Raziel lo “normalizo” al grado de no prestar mucha importancia a los “informantes”, no así Rubén que continuaba nervioso y aseguraba ser objeto de seguimientos por parte de personas sospechosas.

En una de las reuniones que tuvieron como colectivo en el año 2013, Rubén llegó nervioso. Esa tarde tres hombres lo siguieron hasta un Oxxo y lo amedrentaron. Le arrebataron el agua que había comprado y le dijeron que tuviera mucho cuidado. No hicieron referencia a su trabajo pero sabían quién era.

En otra ocasión Rubén y Raziel, así como sus colegas de Voz Alterna, fueron calificados de “guerrilleros” y “subversivos” en columnas y notas periodísticas publicadas en medios afines al gobierno estatal. Lo anterior por pedir que la Plaza Lerdo fuera rebautizada como Plaza Regina Martínez.

Fue por esos días que Rubén y Raziel se percataron que dos personas armadas los observaban. Los vieron una vez cuando cubrían una conferencia de prensa en el restaurante La Parroquia y al día siguiente durante una conferencia en las instalaciones del Partido del Trabajo. Nunca les dijeron nada pero los seguían a ellos.

-Si hubo varias etapas de persecución para él. No fue momentáneo al final –sostiene Norma.

Pasa a la siguiente página para seguir leyendo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s