¿Por qué la UABC le teme a la democracia?

uabc

Hace unos días leí una propuesta realizada por un grupo de académicos del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), con el objetivo de cambiar el lema de la universidad, que actualmente es: “Por la realización plena del Hombre”, por uno que incluya la perspectiva de género.

En las redes sociales he leído muchos comentarios a favor y en contra, y lo único que me gustaría aportar sobre ese tema es que me uno a la propuesta, la cual considero legítima y atinada.

Sin embargo, aprovecho la coyuntura para hablar de la UABC, mi alma mater, por considerarla una institución antidemocrática, donde el espacio de ideas, opiniones y decisiones trascendentales, ha recaído en un grupo de 11 personas (Junta de Gobierno) que sólo velan por sus intereses personales y de grupo y no por la “realización plena” de todos los que han conformado directa e indirectamente esta universidad.

Desde que era estudiante de la UABC (1996-2000) y como ex integrante del Consejo Universitario de mi facultad, he sido de la idea de que la universidad debe ser una institución democrática, acorde con los cambios políticos que han transformado positivamente a México y el mundo.

Ya desde ese tiempo un grupo de estudiantes, en los que me incluyo, hablábamos de tener elecciones libres para escoger al rector y sus directivos, lo que para muchos era totalmente un tema desconocido y vetado por sus propios maestros.

Para los que nos atrevíamos a hablar de esos temas en las reuniones de consejos universitarios, que dicho sea de paso eran viajes meramente estudiantiles con propuestas planchadas desde la Rectoría, nos tildaban de “rojos”, “locos”, “inconformes” y muchos otros adjetivos provenientes de una comunidad poco informada y totalmente adoctrinada.

Me resulta totalmente ilógico que en pleno siglo XXI, donde el mundo y las sociedades han experimentado avances significativos en los campos de la política y la ciencia, sigan existiendo instituciones como la UABC antidemocráticas.  Donde un grupo de 11 personas toman decisiones por encima del hombro por considerar que los estudiantes, académicos y trabajadores no tienen la capacidad para escoger a sus propios representantes.

Una investigación hecha en 2012 por académicos de la UNAM y la UAM, concerniente a la elección de rectores de universidades autónomas en México, reveló que existen tres formas generales para la elección del rector: “por una junta de gobierno (13 de las 36 universidades: 36 por ciento), por el consejo universitario (18 de las 36: 50 por ciento), por votación universal secreta y directa de la comunidad (5 de las 36: 14 por ciento)”.

Desde mi punto de vista, considero que la forma más democrática y justa de elección es a través del voto libre y secreto de todos los integrantes de la universidad. Porque aun cuando es la que forma que menor número de adeptos tiene, es la que mayor democracia aporta a las instituciones políticas y educativas de cualquier país.

En el caso de la UABC me quedan muchas dudas y preguntas sobre ese tema: ¿Por qué le tienen miedo a la democracia los miembros de la Junta de Gobierno? ¿Por qué se siguen comportando como los políticos de la vieja escuela mexicana, que sólo daño le han generado al país?  ¿Será acaso que se creen superiores al resto de los universitarios? ¿Será que no quieren perder sus privilegios y cotos de poder?

Aplaudo la propuesta del grupo de académicos que pretenden cambiar el lema de mi casa de estudios ¿Pero podrán vencer las fobias de estos 11 potentados antidemócratas enquistados en la UABC?

Veremos qué sucede. Lo que me queda claro es que mi generación y la de aquellos que a principio de los años ochenta buscaban cambios significativos en la UABC, no pudieron. En la UABC simplemente no se predica con el ejemplo.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Por qué la UABC le teme a la democracia?

  1. A mí en lo particular, la democracia en la UABC se me hace pésima idea. El grueso del alumnado está en los primeros semestres que es cuando desconoces por completo el teje y maneje de la Universidad. Darles voz y voto a los primeros semestres nos llevaría a una elección por popularidad o por quién haga la campaña más espectacular. Se podría prestar a compra de votos y todos los mismos problemas que vemos en las elecciones para cargos públicos.

    Tampoco creo que el sistema actual sea el mejor, pero sí creo que mejorándolo se acabarían con muchos problemas, como por ejemplo, que ex rectores no formen parte de la Junta de Gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s