El Chapo como Al Capone

Fotos de El Chapo y Al Capone tomadas de internet

Luego de que durante más de ocho décadas no pudiera ser controlada en absoluto por ningún capo, el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera se apoderó de la ruta del tabaco y el licor que en los años 20 dominó el mafioso ítalo-americano Alfonso Al Capone. Desde Mexicali hasta Chicago, pasando por Colorado, Wisconsin, Cleveland y Ohio, “El Chapo” controla la ruta del mafioso más temido y conocido en Estados Unidos. 

Un mapa delictivo realizado por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la Procuraduría General de la República (PGR) en México, revela como el líder del llamado Cartel de Sinaloa se apoderó de la ruta que en su tiempo operó Al Capone en los cuatro años que lleva prófugo desde que escapó del penal de Puente Grande, Jalisco.

Tras la muerte de Al Capone el 25 de enero de 1947 por sífilis, un grupo de capos se repartió la codiciada ruta sin que ninguno pudiera llegar a controlarlas todas juntas, hasta que apareció Guzmán Loera.

“Cara Cortada” como le llamaban al mafioso nacido en Nápoles, porque tenía la marca de un navajazo en el rostro, viajaba constantemente a Mexicali, Baja California, para establecer personalmente una extensa red de operadores vinculados con las fuerzas policiacas de la frontera norte del país, principalmente en ese municipio.

En esa ciudad fronteriza, Al Capone corrompió a jefes policiacos de la época, luego de proclamarse la ley seca en Estados Unidos, por lo que su presencia en Mexicali era muy frecuente. Prueba de ello es que visitaba el Tecolote Bar, localizado en el centro de la capital política de Baja California, estado vecino de California, tal  como lo demuestra una foto que se encuentra en el Bar Norteño de esa localidad y en la que aparece junto con Frank Nitti —su brazo derecho— y el entonces comandante de la policía de Mexicali. Tanto el Jefe policiaco, como Nitti aparecen con los puños cerrados y alzados en posición de boxeo, mientras “Cara Cortada” aparece entre la muchedumbre que rodea a estos dos personajes.

Desde Mexicali Al Capone ingresaba ilegalmente a Estados Unidos el licor y tabaco que en los años veinte estaban prohibidos en Ohio, Columbus, Cleveland, Wisconsin y Chicago, principales áreas de influencia del capo estadunidense, plazas que ahora son controladas por “El Chapo”.

Desde junio de 2005 Guzmán Loera opera abiertamente en Mexicali. El 16 de marzo de ese año, el narcotraficante se encontraba en esa localidad según lo corroboró en su momento el entonces Subprocurador en Delincuencia Organizada José Luis Santiago Vasconcelos, pero un pitazo generó que se escapara justo cuando la PGR pretendía capturarlo. En esa acción se cateó una casa del exclusivo Fraccionamiento Los Pinos donde se escondía el Líder del Cártel de Sinaloa, pero el Ministerio Público de la Federación y los agentes  cuando llegaron sólo encontraron armas y detuvieron a un hombre que cuidaba la vivienda. Evidentemente “El Chapo” se les escapó. 

Control extendido. Una declaración ministerial de un ex colaborador del Cártel de Sinaloa que brindó a la PGR en 2005, quien responde al nombre de Ricardo Sepúlveda, revela que la organización de Guzmán Loera opera en las 6 entidades de Estados Unidos donde “Cara Cortada” controlaba el tráfico de licor y tabaco.

Reconoce además que los operadores de “El Chapo” en la frontera  son dos hermanos apellidos Márquez, así como Diego Villalobos, a quien apodan “El Cerebro”, socios que a través de una empresa de transportes “simulan” llevar pisos de cerámica. Dentro de esa mercancía meten la droga, la cual trasladan a Ohio, Nueva York, Cleveland, Chicago, Wisconsin y Colorado”.

El testigo protegido además señala que uno de los hermanos Márquez, de nombre Mario, tiene a su disposición a transportistas que trasladan por las carreteras de México la droga hasta la franja norte de México, posteriormente la cruzan  por aire, mar o tierra y después la esconden en bodegas instaladas a lo largo de las ciudades fronterizas de Estados Unidos. De ahí llevan la mercancía a las ciudades que controla la organización sinaloense  en el vecino país.

Las declaraciones de Sepúlveda  fueron fundamentales para que la PGR iniciara la averiguación previa 232/2005 contra la organización de “El Chapo”, pues en su momento este testigo protegido era el encargado de transportar de EU a México el dinero que obtenía la organización por la venta de droga en el vecino país.

Igual de violentos. Antes de convertirse en el traficante más peligroso y buscado de los Estados Unidos, Al Capone trabajó en Chicago como guardaespaldas de un gángster implicado en negocios relacionados con la prostitución y el juego, según relatan varios páginas de internet que han documentado la vida del capo más buscado de la época, como en la actualidad lo es “El Chapo”.

Al poco tiempo, Al Capone se asoció con su jefe para dedicarse al contrabando de alcohol, pero se  independizó más tarde. La ilícita actividad fue la base de su fortuna. No obstante, el poder creciente del Capo lo llevó a enfrentarse con otras bandas que se dedicaban al mismo negocio. Esa situación desembocó en una guerra entre organizaciones que terminó con la muerte de 135 personas.

Por varios años el Buro Federal de Investigación (FBI por sus siglas en Ingles) trabajó para poder encarcelarlo sin mucho éxito. Sólo en 1931 pudo detenerle bajo la acusación de evadir impuestos. Estuvo en la cárcel durante ocho años, y desde allí continuó dirigiendo la organización.

El 12 de julio del 2005, el entonces subprocurador de la PGR José Luis Santiago Vasconcelos, reconoció que tras su fuga del penal de Puente Grande, Jalisco, “El Chapo” se alió con Vicente Carrillo Fuentes, Ismael “El Mayo” Zambada y los hermanos Beltrán Leyva, convirtiéndose en el cártel más violento y de mayor operatividad en el país y los llamó el mayor “sindicato de mafiosos” en México.

La lucha a muerte de este sindicato de mafiosos con las organizaciones criminales que dirigen Osiel Cárdenas Guillén y Benjamín Arellano Félix, líderes de los llamados cárteles del Golfo y Tijuana, provocó que en el 2005 se registraran más de 900 muertes en todo el país. Una cifra que ese año fue catalogada como histórica por investigadores y periodistas especializados en el tema.

Like This!

Foto perteneciente a la galería del Norteño Bar en Mexicali
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s