Tras la captura de “La Barbie” sigue cártel de los Beltrán

Fotos: PFP

Héctor Beltrán Leyva “El H” fue el heredero natural de Arturo Beltrán “El Barbas”, asesinado por armas de la Marina cuando intentaron detenerlo en Morelos en diciembre de 2009.

Pero Édgar Valdez Villarreal “La Barbie”, también quiso su pedazo del cártel Beltrán Leyva. Los consanguíneos de “El Barbas” lo repudiaron. Lo consideraron traidor porque cuando se vio rodeado por quienes pretendían capturarlo, Arturo Beltrán se comunicó con Valdez para pedirle apoyo. Éste, ahora se sabe, le recomendó entregarse.

Esa acción fue para Héctor Beltrán, el signo de la traición.

“El H” se alió de nueva cuenta con el cártel del Golfo para combatir al cártel de Sinaloa de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y de pasada a Edgar Valdez Villarreal, quien se alejó de la organización y comenzó a delinquir por su cuenta aunque en los mismos estados que el cártel Beltrán: Estado de México, Morelos, Guerrero.

La captura el lunes 30 de agosto -2010- de Edgar Valdez Villarreal “La Barbie” a manos de la Policía Federal, fue producto de la muerte de Arturo Beltrán en diciembre de 2009. En aquel entonces y en el lujoso condominio en el que se apertrechaba “El Barbas”, elementos de la Marina encontraron computadoras, apuntes, cuadernos e información que los llevó a las casas de seguridad que “La Barbie” tenía para Arturo Beltrán. Así lo encontraron.

Mantuvo, como fue evidente por sus declaraciones, la estructura criminal a su servicio que incluye una red de narcotraficantes desde Colombia, pasando por Panamá hasta llegar a México. “Toda la droga viene de Colombia”, dijo a los interrogadores de la Policía Federal el narcotraficante aprehendido.

De nacionalidad norteamericana, se espera que en los siguientes días “La Barbie” sea enviado a ese país para ser juzgado en aquellos linderos. Aunque la mayor actividad criminal la desarrolló en México, al ser integrante de varios cárteles, en la Unión Americana lo buscan por asociación delictuosa e introducción de droga de México hacia los Estados Unidos. Los dólares, dijo, le llegaban de aquel país en trailers.

La carrera criminal de Valdez Villarreal lo llevó a ser miembro de tres de las principales organizaciones de narcotraficantes en la República Mexicana. Se inició de la mano de Osiel Cárdenas Guillén en el cártel del Golfo, de ahí saltó al cártel de Sinaloa para convertirse en líder de los sicarios de Joaquín “El Chapo” Guzmán; éste lo presentó a Arturo Beltrán, para quien decidió trabajar aun en alianza con Sinaloa, y a quien siguió cuando la traición de “El Chapo” llevó a los Beltrán a conformar su propio cártel.

Pero muerto Arturo Beltrán, no contó ni con el apoyo ni la estructura de los Beltrán Leyva. Lo dejaron solo. Lo atacaron. Hasta el 30 de agosto cuando fue detenido.

Sonriente, “La Barbie” respondió lo que le preguntaron. A veces con la verdad, a veces ocultando información. Que conoce a Ismael “El Mayo” Zambada, que tenía inversiones de droga en Colombia, que la traía a México para finalmente cruzarla a los Estados Unidos. Que se mandó hacer una película por 200 mil dólares.

Regordete, con una evidente cirugía de mentón, Edgar Valdez Villarreal no se ocultó demasiado. El día que lo detuvieron estaba desprotegido. Confiaba en la impunidad. Se trata del mismo hombre que seis años atrás publicara en Monterrey un desplegado de prensa dirigido al entonces Presidente de la República Vicente Fox, en el que le solicitaba solucionar los problemas de inseguridad que en ese tiempo se vivían en el Estado de Tamaulipas. Elementos de la Policía Federal lo capturaron cuando trataba de esconderse en una casa de campo localizada en el boscoso municipio de Ocoyoacac, Estado de México.

Según los funcionarios de la PFP, Valdez Villarreal es uno de los principales responsables de los asesinatos registrados de 2007 a la fecha por la batalla existente entre la organización de los hermanos Beltrán Leyva, ex jefes de “La Barbie”, contra el cártel que dirigen Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera e Ismael “El Mayo” Zambada, pugna que de acuerdo con cifras de la Secretaría Técnica del Gabinete de Seguridad Nacional ha dejado un saldo de cinco mil 864 muertos, que representan el 26 por ciento de los asesinatos cometidos en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Detenido Edgar Valdez Villarreal “La Barbie”, el cártel Beltrán continúa bajo el poderío de Héctor Beltrán “El H”.

Aquí la declaración completa que ofreció Edgar Villarreal a la PFP

Historia criminal

Nacido el 11 de agosto de 1973 en Laredo, Texas, Estados Unidos (EU), “La Barbie” tuvo una carrera criminal ascendente dentro de las organizaciones criminales mexicanas, pero su cénit fue con los Beltrán Leyva, quienes a su vez se iniciaron en el negocio de las drogas de la mano de Amado Carrillo “El Señor de los Cielos”.

Al primero que conoció de los hermanos fue a Arturo. Todo sucedió en la ciudad de México cuando contaba con 25 años de edad. Conocedor de las rutas de la droga en Estados Unidos, donde a la edad de 19 años había sido fichado por la DEA por transportar marihuana, Arturo Beltrán “El Barbas” no dudó en nombrar a Édgar como encargado de las operaciones de trasiego de droga proveniente de Sudamérica y que después enviaban a territorio norteamericano.

No fue el único puesto que ocupó en esa ocasión. A la par de ser operador de las rutas, los Beltrán Leyva le concedieron una encomienda que sin duda lo colocó en una posición única y privilegiada dentro de la organización: Reclutar a autoridades mexicanas y estadounidenses corruptas que les permitieran actuar en ambos lados de la frontera.

En 2004, el mismo año en que publica la carta dirigida a Vicente Fox, Édgar Valdez es nombrado por “El Barbas” como el encargado de la plaza en Acapulco, Guerrero. El narcotraficante le dio la encomienda de asesinar o reclutar a los líderes de otras organizaciones criminales que se opusieran a su control, así como a los productores de marihuana que operan en las zonas serranas del Estado.

Las cartas

Fue el 2 de septiembre de 2004 que Édgar Valdez Villarreal, quien ya era buscado por la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) y la Procuraduría General de la República (PGR), decidió irrumpir en la escena pública al pagar un desplegado de prensa en el que se inconformaba de la violencia que se vivía en Nuevo Laredo, Tamaulipas y que ese año dejó como saldo 68 asesinatos.

La carta fue publicada en el periódico El Norte de Monterrey y estaba dirigida al entonces presidente de la República, Vicente Fox Quesada. En ella “La Barbie”, quien se identificó como un empresario, rechazó ser un delincuente como lo pintaban las autoridades y aseguró que dejó Nuevo Laredo porque la policía lo extorsionaba constantemente.

“Le pido que intervenga para solucionar la inseguridad, extorsión y el terror que existe en el estado de Tamaulipas, especialmente en la ciudad de Nuevo Laredo”, señaló Valdez Villarreal en la misiva.

En 2006, previo a las elecciones presidenciales de ese año en México, “La Barbie” volvió a enviar una carta sólo que ahora dirigida a la cúpula empresarial y a los candidatos presidenciales. Publicada en el periódico Milenio, responsabilizo a “Los Zetas” de la violencia que se vivía en Nuevo León y acusó a la PGR y a las autoridades estatales, de brindarle protección a ese grupo.

“Convoco al nuevo sexenio que se aproxima, y al hombre que se le deposite la confianza para encabezarlo por medio del sufragio, tenga el valor para hacer prevalecer el estado de derecho, mismo que debe regir de manera igualitaria, un sexenio que contenga acciones contundentes y firmes para acabar con ese gran cáncer de narco-secuestradores y asesinos de mujeres y niños”.

“El H” quería su cabeza

En la Policía Federal tienen su versión de la trayectoria de Valdez Villarreal.

Aseguran que éste fue uno de los participantes de la reunión que suponen en Cuernavaca a mediados de 2007, con el fin de que “Los Zetas” y el Cártel de Sinaloa-Beltrán Leyva hicieran una tregua para disminuir la violencia.

Pero en 2008, vendría la ruptura Sinaloa-Beltrán, “con lo que inició una ola de homicidios entre ambas organizaciones”. Ramón Pequeño, Jefe de la división antidrogas de la Policía Federal, relató: “Por lo anterior ‘La Barbie’ fue apartado del círculo principal de ‘El Barbas’ (Arturo Beltrán), a raíz de la fuerte rivalidad personal que mantenía con Miguel Treviño Morales, alías el L-40, segundo en la estructura general de Los Zetas”.

Dijo que según la información recabada por la dependencia a su cargo, Héctor Beltrán Leyva, “El H”, acusó a “La Barbie” de haber traicionado a su hermano, quien el 19 de diciembre de 2009 fue abatido a balazos en Cuernavaca tras un enfrentamiento con elementos de la Marina.

“Valdez Villarreal comentó que el día de la muerte de Arturo Beltrán Leyva, recibió una llamada de éste para solicitar su apoyo, (con el fin de) que le mandara gente para sacarlo del área ya que se encontraba rodeado por la Marina, a lo que ‘La Barbie’ le sugirió se entregara”.

A decir de Pequeño García esto generó la desconfianza de “El H”, que en alianza con Sergio Villarreal Barragán, “El Grande”, ex policía ministerial de Coahuila metido a la mafia, le pusieron precio a la cabeza de “La Barbie”, quien casi inmediatamente en colusión con el narcotraficante capturado Gerardo Álvarez Vásquez, “El Indio”, formaron su propia estructura criminal para controlar las operaciones en Guerrero, además de mantener presencia en los estados de Morelos, México, Nuevo León, Tamaulipas, Quintana Roo y el Distrito Federal.

Las conexiones que estableció como uno de los principales operadores del cártel Beltrán Leyva, le permitieron a Édgar Valdez seguir operando por su cuenta aún después de la muerte de “El Barbas” en diciembre de 2009.

Los informes de inteligencia de la PF indican que el narcotraficante transportaba de Colombia vía Panamá-México cerca de una tonelada de cocaína al mes, que en el llamado mercado negro de las drogas de EU tiene un valor de 117 millones de dólares. Según la DEA cada gramo del alcaloide tiene un costo de 117 dólares.

Para blanquear el dinero producto de sus actividades ilícitas, “La Barbie” invertía en múltiples negocios en los diferentes estados de México así como en Colombia.

En mayo de 2009, por ejemplo, autoridades federales capturaron en el Bar XXXoticas de Acapulco a siete integrantes de la organización de Édgar Valdez, después se sabría que el lugar pertenecía al ex lugarteniente de los Beltrán. Además durante su declaración ante la PF, confesó que tenía varios negocios y socios en Colombia, lo cual se corroboró el martes 31 de agosto por la tarde, luego de que la Policía Nacional de ese país anunciara la captura de 11 socios de “La Barbie”, entre ellos el mexicano Julio César Piña, principal operador del narcotraficante.

Debido a sus inversiones en México, y sus relaciones públicas, “La Barbie” participó –al menos como cómplice– en el caso del atentado contra el futbolista Salvador Cabañas. Ocultó durante meses al perpetrador del atentado, Jorge Balderas Garza “El JJ”. Dijo a sus captores: “Yo me di cuenta hasta el otro día porque fue en la madrugada y pues lo regañé, ya había hecho las cosas, eran amigos ellos dos (Cabañas y El JJ), pero como que ese día andaba de malas el Cabañas, comenzaron a alegar”.

Los corridos

Al menos dos son los corridos que hablan de las andanzas de “La Barbie” en el mundo del narcotráfico. Uno de ellos es cantado por Roberto Tapia y el otro por un grupo que a través de la red de videos Youtube sólo se identifica como “Norteño”. En el caso de Tapia la canción se titula: “El corrido de La Barbie”, y el segundo caso se llama: “El narcocorrido de Édgar Valdez Villareal”. En ambos casos, los videos fueron subidos a la red en noviembre de 2009 y entre los dos acumulan cerca de 100 mil visitas.

En el corrido de Tapia, el cantante señala que Valdez es un hombre “bragado” y “aventado” para el negocio del narcotráfico. Además, indica que mientras que para sus enemigos es una persona “temida”, entre sus jefes es apreciado y querido.

“Apreciado por el Mayo; por el Mochomo y el Chapo; Arturo Beltrán lo quiere como si fuera su hijo”, entona Tapia en una de las estrofas.

Al igual que en la primera melodía, en el “Narcocorrido de Édgar Valdez Villarreal” el intérprete asegura que gente como “El compa Chapo” y “Arturo el de Culiacán”, son grandes amigos de “La Barbie”, a quien califica como un “hombre de buenos principios”.

“De Culiacán a Laredo, de Guerrero a Monterrey…es hombre que no se asusta, si hay que rifársela bien”, canturrea el vocalista del grupo “Norteño”.

Pero además de corridos, “La Barbie” quería sacar al mercado una película sobre su vida, tal y como lo hiciera en su momento el narcotraficante Raydel López Uriarte, “El Muletas”, operador de la organización que encabezaba el narcotraficante Teodoro García Simental, “El Teo”, quien apoyado de la productora JC-Films produjo el video-home “El Muletas al 100”.

“Iba a ser como una película normal, no exactamente era yo, pero con todo lo que salió ya no la quise publicar”, señaló Valdez Villarreal a la PFP cuando le preguntaron sobre la película, la cual –añadió– le había costado 200 mil dólares.

Para ver el texto publicado en Semanario Zeta el 3 de septiembre de 2010 da click aquí

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s